Contacta sin compromiso
☎️ 684 465 991

¿Qué delitos pueden acabar en juicio rápido? – Actualizado 2024

El proceso de un juicio rápido es un método ágil y eficiente para la resolución de ciertos delitos en el ámbito penal.

Este tipo de juicio permite una tramitación más rápida, evitando así la acumulación de casos en los juzgados.

En este artículo, examinaremos los delitos que pueden ser juzgados en un juicio rápido, y proporcionaremos ejemplos para facilitar la comprensión.

👉¿Buscas asesoramiento legal? 👈 Completa el formulario y consulta a un abogado sin compromiso

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.

Delitos flagrantes

Un delito flagrante es aquel que se comete en el momento en que es sorprendido por la autoridad o por la persona que tenga la obligación de perseguirlo.

El artículo 795.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que los juicios rápidos se aplican a los siguientes delitos flagrantes:

  • Delitos de robo (artículos 237 a 242 del Código Penal): en este caso, la apropiación indebida de bienes ajenos se realiza mediante el uso de violencia, intimidación o fuerza en las cosas. Un ejemplo sería el robo de un bolso mediante el empleo de fuerza.
  • Delitos contra la seguridad vial (artículos 379 a 384 del Código Penal): estos delitos incluyen, entre otros, conducir bajo la influencia de alcohol o drogas, conducir sin permiso o conducir de manera temeraria. Por ejemplo, un conductor ebrio que pone en riesgo a otros usuarios de la vía pública.
  • Delitos de daños (artículos 263 a 267 del Código Penal): son aquellos en los que se causa un perjuicio a bienes ajenos, ya sean muebles o inmuebles. Por ejemplo, romper el cristal de un escaparate.

Cabe destacar que, para que estos delitos sean considerados flagrantes y, por ende, puedan ser juzgados mediante un juicio rápido, es necesario que el autor sea sorprendido en el momento de cometer el delito o inmediatamente después, o que haya indicios suficientes de su participación en el hecho delictivo.

Delitos leves

Los delitos leves, conocidos anteriormente como faltas, son aquellos cuya pena no supera el año de prisión o multa. Estos delitos están recogidos en el Libro III del Código Penal. Algunos ejemplos de delitos leves incluyen:

  • Delitos leves de lesiones (artículo 147.2 y 147.3 del Código Penal): son aquellos que causan lesiones físicas o psicológicas de menor gravedad que no requieren tratamiento médico o quirúrgico. Por ejemplo, una agresión que provoque hematomas superficiales.

  • Delitos leves de hurto (artículo 234.2 del Código Penal): se trata de la apropiación indebida de bienes ajenos de escaso valor sin el uso de violencia o intimidación. Por ejemplo, la sustracción de un objeto de una tienda cuyo valor no exceda los 400 euros.

  • Delitos leves de daños (artículo 263.1 del Código Penal): son aquellos en los que se causa un perjuicio a bienes ajenos de escaso valor, ya sean muebles o inmuebles. Por ejemplo, causar daños menores a un vehículo estacionado.

  • Delitos leves de amenazas (artículo 171.4 del Código Penal): consisten en proferir amenazas de escasa gravedad que no generen un temor real o un peligro inminente para la víctima. Por ejemplo, una discusión en la que una persona amenace a otra sin la intención real de llevar a cabo la amenaza.

  • Delitos leves de coacciones (artículo 172.3 del Código Penal): se trata de acciones que, sin llegar a la violencia física, suponen una limitación ilegítima de la libertad de la víctima. Por ejemplo, impedir el paso a alguien en la vía pública de forma injustificada.

  • Delitos leves de vejaciones injustas (artículo 173.4 del Código Penal): estos delitos consisten en humillar o menospreciar a una persona de forma injusta, sin llegar a constituir maltrato de obra. Por ejemplo, insultar a alguien de forma reiterada.

Delitos que no requieren una investigación compleja

Además de los delitos flagrantes y los delitos leves, ciertos delitos que no requieren una investigación compleja pueden ser juzgados mediante un juicio rápido. Estos delitos se caracterizan por ser de naturaleza más sencilla y no necesitar de largas investigaciones o pruebas periciales para esclarecer los hechos y determinar la responsabilidad del acusado. A continuación, se presentan algunos ejemplos de delitos que podrían entrar en esta categoría:

  • Delitos de estafa (artículos 248 a 251 del Código Penal): la estafa se refiere al engaño realizado con el propósito de obtener un beneficio económico a costa de otro. Por ejemplo, si una persona vende un objeto falso a otra persona haciéndole creer que es auténtico. En casos sencillos, donde las pruebas son claras y no se requiere una investigación profunda, estos delitos podrían ser juzgados en un juicio rápido.

  • Delitos de apropiación indebida (artículos 252 a 254 del Código Penal): estos delitos consisten en la retención o disposición indebida de bienes ajenos por parte de quien tiene la posesión legítima de los mismos. Por ejemplo, si un empleado se queda con dinero de la caja de la empresa. En situaciones donde las pruebas son evidentes y no se necesita una investigación exhaustiva, estos delitos podrían ser juzgados mediante un juicio rápido.

  • Delitos de desobediencia a la autoridad (artículo 556 del Código Penal): se trata de acciones que implican la negativa a cumplir con las órdenes legítimas de las autoridades o sus agentes. Por ejemplo, si una persona se niega a identificarse ante un agente de policía cuando así se lo requieren. En casos donde los hechos sean claros y sencillos, estos delitos podrían ser juzgados en un juicio rápido.

  • Delitos de usurpación (artículos 245 a 247 del Código Penal): la usurpación consiste en la ocupación ilegal de un inmueble o la posesión de bienes muebles ajenos sin el consentimiento del propietario. Por ejemplo, si una persona ocupa una vivienda deshabitada sin permiso. En casos donde no se requiere una investigación detallada, estos delitos podrían ser juzgados mediante un juicio rápido.

  • Delitos de falsedad documental (artículos 392 a 399 del Código Penal): estos delitos se refieren a la alteración, simulación o fabricación de documentos con el objetivo de engañar a terceros. Por ejemplo, si una persona falsifica su carné de identidad para acceder a un recinto restringido. En situaciones en las que las pruebas sean evidentes y no se necesite una investigación profunda, estos delitos podrían ser juzgados en un juicio rápido.

Es importante tener en cuenta que la posibilidad de juzgar estos delitos mediante un juicio rápido depende de las circunstancias de cada caso y de la valoración del juez.

Si se considera que la investigación es simple y no requiere de un proceso judicial extenso, el juez podría optar por un juicio rápido como medio para resolver el caso de manera más ágil.

¿Quieres consultar a un abogado especialista?

Si deseas consultar con un abogado especialista en Juicios Rápidos, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.


Publicado:

en

Etiquetas: