Cómo impugnar los resultados de un control de alcoholemia ◇ Actualizado 2024

Todos sabemos que la seguridad en las carreteras es crucial, y para garantizarla, las autoridades llevan a cabo controles de alcoholemia.

Sin embargo, a veces, puede surgir la necesidad de anular un control de alcoholemia.

Si te has encontrado en una situación así y te preguntas cómo puedes impugnar los resultados de un control de alcoholemia, este artículo es para ti.

👉¿Buscas asesoramiento legal? 👈 Completa el formulario y consulta a un abogado sin compromiso

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.

¿Qué es un Test de Alcoholemia?

Un test de alcoholemia es un procedimiento utilizado por las autoridades para medir la concentración de alcohol en el organismo de un individuo.

Este test se realiza generalmente a través de la medición del alcohol en el aire espirado, pero puede incluir también pruebas de sangre y orina.

El resultado del test puede ser crucial en la determinación de si una persona ha violado las leyes de tráfico al conducir bajo la influencia del alcohol.

Los aparatos utilizados para estas pruebas suelen tener un margen de error de entre un 5% y un 7,5%, por lo que, si el resultado no supera los límites establecidos teniendo en cuenta este margen, el test puede ser nulo.

Cuándo pueden hacerte un control de alcoholemia

Un control de alcoholemia puede realizarse en diversas circunstancias. Pueden hacerte un control de alcoholemia en un control rutinario, si eres parado por alguna infracción de tráfico o tras un accidente.

Las autoridades también pueden solicitar un control de alcoholemia si muestras signos de intoxicación por alcohol, como habla pastosa, falta de equilibrio o un fuerte hedor a alcohol.

Además, si niegas someterte a un test de alcoholemia, según el artículo 383 del Código Penal, puedes enfrentarte a penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Qué tipos de pruebas de alcoholemia existen

Existen diferentes tipos de pruebas de alcoholemia que se utilizan en función de las circunstancias y los recursos disponibles:

  • Prueba de aire espirado: es el test de alcoholemia más común. En esta prueba, soplas en un etilómetro, un dispositivo que mide la cantidad de alcohol en el aire que expiras.
  • Prueba de sangre: se utiliza cuando se requiere una mayor precisión o cuando no es posible realizar la prueba de aire espirado, por ejemplo, en casos de accidentes graves en los que el conductor ha sido hospitalizado. Esta prueba debe realizarse en un centro médico.
  • Prueba de orina: esta prueba se utiliza menos frecuentemente, pero puede emplearse cuando no se pueden realizar las otras pruebas.

Es importante mencionar que tienes el derecho de verificar los resultados del etilómetro en un centro médico con una analítica de sangre, siempre que no se retrase la prueba en sí.

Esto puede ser útil si crees que el etilómetro puede haber dado una lectura falsa.

El atestado y la multa

Los agentes de la autoridad redactan un atestado cuando detienen a una persona tras un control de alcoholemia. En él, incluyen no solo el resultado del control, sino también observaciones sobre el comportamiento del conductor.

Habla pastosa, falta de equilibrio, o hedor a alcohol pueden ser indicativos de intoxicación, incluso si el resultado de la prueba de alcoholemia no supera los límites.

Si el atestado es claro y contundente, podría resultar en una multa e incluso una condena penal. Según el artículo 379.2 del Código Penal español, conducir con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro puede acarrear penas de prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad.

Cómo impugnar los resultados de un control de alcoholemia

Existen diversas maneras de impugnar un control de alcoholemia. En primer lugar, debes saber que estos dispositivos deben pasar revisiones periódicas para asegurar su correcto funcionamiento.

Si la prueba de alcoholemia se realizó con un aparato que no ha sido revisado en la fecha que correspondía, el resultado de la prueba podría ser nulo.

Por otro lado, también puedes impugnar el control de alcoholemia si no se respetaron tus derechos durante la realización de la prueba.

Por ejemplo, entre el primer test y el segundo, debe transcurrir un mínimo de diez minutos. Además, tienes derecho a verificar los resultados del etilómetro en un centro médico con una analítica de sangre.

Romper la cadena de custodia

Otra táctica efectiva para anular un control de alcoholemia implica cuestionar la cadena de custodia de la muestra de sangre. La cadena de custodia garantiza que una prueba del delito se recoja, almacene y analice de manera que llegue al juicio sin dudas sobre su inmutabilidad.

Si se puede demostrar que se ha roto esta cadena de custodia, la prueba podría ser descalificada. Para ello, podrías demostrar confusión (mezcla de pruebas), aparición repentina de una evidencia que es difícil vincular con la escena del crimen, o graves demoras en la entrada de una prueba en la cadena de custodia.

¿Quieres consultar a un abogado especialista?

La impugnación de un control de alcoholemia puede ser una tarea ardua, pero con la orientación correcta y el conocimiento adecuado, puedes tener éxito.

Si deseas consultar con un abogado especialista, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.


Publicado:

en