Prueba de alcoholemia – Guía actualizada 2024

La prueba de alcoholemia es un procedimiento utilizado por las autoridades para medir la concentración de alcohol en el organismo de una persona.

La concentración de alcohol se mide generalmente en miligramos por litro en aire espirado o en gramos por litro en sangre, y en caso de superarse determinados limites sería constitutivo de delito.

Conoce tofos los detalles de la prueba de alcoholemia en este artículo.

👉¿Buscas asesoramiento legal? 👈 Completa el formulario y consulta a un abogado sin compromiso

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.

¿Es obligatorio someterse a la prueba de alcoholemia?

En España, la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia para los conductores está claramente establecida en la Ley de Seguridad Vial.

Esta normativa estipula que cualquier conductor puede ser requerido por los agentes de la autoridad para realizar una prueba de alcoholemia, independientemente de si existen o no signos evidentes de embriaguez.

Tanto los alcoholímetros como los etilómetros son los dispositivos clave utilizados en estos controles. Los alcoholímetros, como mencionamos anteriormente, son dispositivos pequeños y portátiles que miden el porcentaje de alcohol en sangre mediante un sensor de gas.

Estos se utilizan en pruebas preliminares en el lugar de la detención.

En caso de que el conductor obtenga un resultado positivo en el alcoholímetro, se procederá a realizar una prueba adicional con un etilómetro.

Los etilómetros son instrumentos más sofisticados, ubicados en un lugar específico hacia donde debe dirigirse quien sea sometido a la prueba.

Ofrecen un alto nivel de precisión y emiten un comprobante del resultado.

La negativa a realizar la prueba de alcoholemia se considera una infracción muy grave, según el artículo 383 del Código Penal de España. Las consecuencias pueden ser severas y pueden incluir:

Además, es importante destacar que la reincidencia en la negativa a someterse a estas pruebas puede conllevar la retirada del permiso de conducir, lo que implica una restricción significativa en la capacidad de conducción del infractor.

Cómo funciona la prueba de Alcoholemia

El proceso de la prueba de alcoholemia en España es un procedimiento clave para garantizar la seguridad en las carreteras.

Comienza con el uso de un etilómetro, un dispositivo diseñado para medir la concentración de alcohol en el aire espirado del conductor. Este procedimiento se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Prueba Inicial con Etilómetro de Precisión Reducida: cuando un conductor es detenido en un control de tráfico y se sospecha que podría estar conduciendo bajo los efectos del alcohol, se le solicita que realice la primera prueba de alcoholemia. Esta prueba inicial se realiza con un etilómetro de precisión reducida. Si el resultado de esta prueba es positivo y muestra un valor que se acerca o supera los límites legales establecidos, se procede a una segunda prueba.
  • Segunda Prueba con Etilómetro de Precisión Homologado: la segunda prueba se realiza con un etilómetro de precisión homologado. Estos dispositivos cuentan con una mayor exactitud y son utilizados para confirmar el resultado obtenido en la prueba inicial. Se considera que esta segunda prueba es más fiable y se utiliza para tomar decisiones legales.

Límites legales de alcohol en aire espirado

Es esencial conocer los límites legales de alcohol en aire espirado en España, ya que varían según el tipo de conductor:

  • Para la mayoría de los conductores, el límite legal de alcohol en aire espirado es de 0,25 mg/l. Esto significa que si la concentración de alcohol en el aire exhalado supera este valor, se considera una infracción.
  • Sin embargo, para conductores noveles y profesionales, como conductores de transporte público, el límite legal es más estricto, establecido en 0,15 mg/l. Esta normativa se aplica a conductores con menos de dos años de experiencia o a aquellos que conducen vehículos de transporte de mercancías o pasajeros.

Consecuencias de superar los límites legales

Si los resultados de la segunda prueba superan los límites legales establecidos, se considera que el conductor ha cometido una infracción. Las consecuencias pueden incluir:

  • Multas económicas proporcionales a la gravedad de la infracción y a la cantidad de alcohol detectada.
  • Pérdida de puntos en el permiso de conducir, lo que puede afectar la capacidad de conducción del infractor.
  • En casos graves o de reincidencia, penas de prisión.

Es fundamental comprender la importancia de cumplir con los límites legales de alcohol en aire espirado y someterse a las pruebas de alcoholemia cuando sea necesario.

Esto contribuye significativamente a la seguridad en las carreteras y evita sanciones legales y problemas adicionales.

Cómo impugnar la prueba de alcoholemia


Para impugnar una prueba de alcoholemia, es crucial contar con un abogado especializado en derecho de tráfico.

La impugnación puede basarse en diversas circunstancias, incluyendo la posibilidad de un mal funcionamiento del etilómetro o un manejo inadecuado del mismo por parte de los agentes.

También se puede argumentar que ciertas condiciones médicas, medicamentos o factores externos pueden haber afectado la precisión de la prueba.

El abogado puede solicitar la calibración del etilómetro y revisar el procedimiento seguido durante la prueba para identificar posibles irregularidades.

Síntomas recogidos en el Atestado Policial

El atestado policial desempeña un papel fundamental en los casos de control de alcoholemia en España.

Este documento no solo registra los resultados de la prueba de alcoholemia, sino que también recoge detalladamente cualquier síntoma de embriaguez observado por los agentes de la autoridad.

Estos síntomas adicionales pueden ser esenciales en un proceso judicial y se consideran evidencia crucial para respaldar los resultados de la prueba de alcoholemia.

Entre los síntomas más comunes que los agentes pueden registrar en el atestado policial se encuentran:

  • Aliento Alcohólico: la presencia de un aliento con olor a alcohol es uno de los signos más evidentes de intoxicación. Los agentes pueden anotar si el conductor emite un olor alcohólico notable al hablar o al soplar en el dispositivo de alcoholemia.
  • Ojos Rojos y/o Vidriosos: los ojos rojos o vidriosos pueden ser un indicio de consumo de alcohol. Los agentes pueden observar si los ojos del conductor muestran estos síntomas, lo que sugiere una posible intoxicación.
  • Habla Pastosa o Incoherente: la dificultad para hablar claramente o la incoherencia en el discurso pueden ser signos de embriaguez. Los agentes pueden tomar nota de si el conductor presenta dificultades en su habla o si sus respuestas son confusas.
  • Inestabilidad al Caminar: la falta de coordinación motora y la inestabilidad al caminar son síntomas clásicos de embriaguez. Los agentes pueden observar si el conductor tiene dificultades para mantener el equilibrio al caminar.
  • Cambios en la Conducta: además de los síntomas físicos, los cambios en la conducta del conductor también pueden ser significativos. Esto incluye comportamientos erráticos, agresivos o desinhibidos que pueden sugerir intoxicación.

Es importante destacar que estos síntomas, registrados en el atestado policial, pueden ser utilizados en un proceso judicial para respaldar los resultados de la prueba de alcoholemia.

Esta evidencia adicional refuerza el caso contra el conductor en cuestión y puede influir en las sanciones legales que se le impongan.

Coste de un abogado especialista en Alcoholemias


El coste de contratar a un abogado especializado en alcoholemias varía en función de diversos factores.

La experiencia del abogado, la complejidad del caso, la duración del proceso legal y el trabajo necesario para una defensa efectiva son algunos de los aspectos que influyen en los honorarios.

En general, los abogados pueden cobrar un tarifa fija por la representación en el caso o una tarifa por hora.

Es aconsejable consultar con varios profesionales para obtener un presupuesto detallado y elegir la opción que mejor se ajuste a las necesidades y posibilidades económicas del cliente.

¿Cómo encontrar asesoramiento legal?

Si deseas consultar con un abogado especialista, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.


Publicado:

en