Consecuencias de ser condenado en un Juicio Rápido – Actualizado 2024

Los juicios rápidos son un procedimiento judicial que se utiliza para juzgar delitos que tienen una pena máxima de hasta cinco años de prisión.

Estos juicios se caracterizan por ser más ágiles que los juicios ordinarios, ya que el proceso es más corto y el juez dicta sentencia en un plazo máximo de diez días.

En este artículo, exploraremos las consecuencias de ser condenado en un juicio rápido, y lo haremos desde diferentes perspectivas, para que puedas entender mejor las implicaciones que puede tener un juicio rápido en tu vida.

👉¿Buscas asesoramiento legal? 👈 Completa el formulario y consulta a un abogado sin compromiso

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.

Multas

En muchos casos, la condena en un juicio rápido conlleva el pago de una multa. La cantidad de la multa puede variar en función de la gravedad del delito y la capacidad económica del condenado.

  • Multa por conducir bajo los efectos del alcohol: si se es condenado en un juicio rápido por conducir con una tasa de alcohol en sangre superior a la permitida, la multa puede oscilar entre los 500 y los 1.000 euros. Además, el conductor puede perder entre 4 y 6 puntos del carné de conducir.
  • Multa por delitos de lesiones: la multa puede oscilar entre los 180 y los 3.000 euros. Las lesiones pueden ser leves, graves o muy graves y la cuantía de la multa dependerá de la gravedad de las mismas. 
  • Multa por infracciones de tráfico: las infracciones de tráfico que se juzgan en un juicio rápido pueden conllevar multas que oscilan entre los 100 y los 600 euros. Algunos ejemplos de infracciones de tráfico que pueden ser juzgadas en un juicio rápido son el exceso de velocidad, el uso del teléfono móvil mientras se conduce o no llevar el cinturón de seguridad puesto.
  • Multa por hurto: para casos de hurto la multa puede oscilar entre los 100 y los 400 euros. Además, el condenado tendrá que devolver el objeto sustraído si no se ha producido su destrucción o pérdida.
  • Multa por resistencia a la autoridad: la sanción para este tipo de casos se encuentra entre los 601 y los 30.000 euros. La cuantía de la multa dependerá de la gravedad del delito y la capacidad económica del condenado.
  • Multa por posesión de sustancias estupefacientes: Si se es condenado en un juicio rápido por posesión de sustancias estupefacientes, la multa puede oscilar entre los 601 y los 30.000 euros. La cuantía de la multa dependerá de la cantidad y el tipo de sustancia poseída. Además, el juez puede imponer otras penas como la realización de trabajos en beneficio de la comunidad o la privación del derecho a conducir.

Es importante destacar que estas son solo algunas de las multas que se pueden imponer en un juicio rápido y que las cuantías pueden variar en función de la gravedad del delito y otros factores. 

Trabajos en Beneficio de la Comunidad

En los juicios rápidos, una de las posibles penas que el juez puede imponer es la realización de trabajos en beneficio de la comunidad. Estos trabajos suelen ser tareas que benefician a la sociedad, como limpieza de espacios públicos, cuidado de personas mayores o realización de actividades de ayuda a organizaciones sin ánimo de lucro. 

La duración de los trabajos suele ser proporcional a la gravedad del delito y puede oscilar entre 10 y 200 horas. La realización de estos trabajos se supervisa por parte de los servicios sociales y su incumplimiento puede conllevar la imposición de otra pena más grave.

Por ejemplo, en un juicio rápido por conducir bajo los efectos del alcohol, el juez puede imponer como pena asignar al condenado a realizar tareas de limpieza en la calle o en espacios públicos.

Otro ejemplo sería en un juicio rápido por vandalismo, donde el condenado podría ser asignado a la limpieza de grafitis en edificios públicos. En ambos casos, la duración y tipo de trabajos asignados dependerá de la gravedad del delito y de las necesidades específicas de la comunidad en la que se realiza el servicio.

Cursos de Rehabilitación

En algunos casos de juicios rápidos, el juez puede ordenar que el condenado realice un curso de rehabilitación como parte de su condena. Estos cursos tienen como objetivo ayudar al condenado a abordar y superar las causas subyacentes de su conducta delictiva y prevenir la reincidencia.

Este tipo de cursos pueden incluir terapia individual y grupal, siendo estos algunos ejemplos:

  • Curso de educación vial: Este curso puede ser impuesto a aquellos condenados por delitos relacionados con la conducción, como el exceso de velocidad o conducir bajo los efectos del alcohol. El objetivo del curso es concienciar al condenado sobre la importancia de respetar las normas de tráfico y fomentar una conducción responsable y segura.
  • Curso de control de impulsos: Este curso está dirigido a aquellas personas que hayan cometido delitos relacionados con la violencia o la agresión. El objetivo del curso es enseñar al condenado técnicas para controlar sus impulsos y mejorar su capacidad para resolver conflictos de manera pacífica.
  • Curso de prevención de drogodependencias: Este curso está dirigido a aquellos condenados por delitos relacionados con la posesión o tráfico de drogas. El objetivo del curso es concienciar al condenado sobre los efectos negativos de las drogas y proporcionar herramientas para prevenir la adicción y el consumo problemático.
  • Curso de respeto y tolerancia: Este curso puede ser impuesto a aquellos condenados por delitos relacionados con el odio, la discriminación o la intolerancia. El objetivo del curso es promover valores como el respeto, la tolerancia y la convivencia pacífica en una sociedad diversa.

Antecedentes penales

Además de las penas específicas, ser condenado en un juicio rápido también implica la inclusión en el Registro Central de Penados y Rebeldes, lo que significa que el condenado tendrá antecedentes penales. Los antecedentes penales pueden tener un impacto negativo en la vida del condenado, ya que pueden limitar sus posibilidades laborales, personales y sociales.

Prisión

En los casos más graves, la condena en un juicio rápido puede incluir una pena de prisión. La duración de la pena puede variar en función de la gravedad del delito y otros factores como la reincidencia.

Es importante destacar que en algunos casos, el condenado puede solicitar la suspensión de la pena de prisión, lo que significa que no tendrá que cumplir la condena si cumple ciertas condiciones, como no volver a delinquir durante un período determinado de tiempo o realizar trabajos en beneficio de la comunidad.

Libertad condicional

La libertad condicional es una medida que se puede aplicar en algunos casos en los juicios rápidos. Esta medida permite que el condenado pueda abandonar la prisión antes de cumplir la totalidad de su condena, siempre y cuando cumpla con una serie de condiciones establecidas por el juez.

Estas condiciones pueden incluir, por ejemplo, la realización de trabajos en beneficio de la comunidad, el pago de multas o la asistencia a programas de rehabilitación.

Es importante tener en cuenta que la libertad condicional no es un derecho del condenado, sino una medida discrecional del juez. Por tanto, el juez debe evaluar cuidadosamente cada caso antes de concederla.

Además, si el condenado no cumple con las condiciones impuestas, puede ser revocada la libertad condicional y volver a prisión para cumplir la totalidad de su condena.

La libertad condicional no es aplicable en todos los casos de juicios rápidos, y solo se concede en aquellos casos en los que se considere que el condenado tiene una alta probabilidad de reintegrarse en la sociedad y no volver a delinquir. 

¿Quieres consultar a un abogado especialista?

Si deseas consultar con un abogado especialista, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Responsable del fichero: Melendos S.L. Finalidad: facilitar el contacto entre el usuario y abogados especializados. Legitimación: consentimiento del usuario. Destinatarios: Los datos proporcionados serán reenviados exclusivamente a profesionales colaboradores para brindar el servicio solicitado. Derechos: rectificar y suprimir los datos. Puede consultar información detallada en nuestra Política de Privacidad.


Publicado:

en