Contacta sin compromiso
☎️ 684 465 991

Juicio Tráfico de Drogas | Actualizado 2024

Un juicio por tráfico de drogas pone en juego no solo la libertad del acusado sino también su futuro.

Esta guía te ofrece una visión completa sobre el proceso de un juicio por tráfico de drogas, incluyendo información esencial sobre las penas potenciales, agravantes, y atenuantes que pueden afectar el desenlace del juicio.

También tendrás la oportunidad de contactar sin compromiso con abogados especializados en casos de tráfico de drogas en tu ciudad, quienes te brindarán asesoramiento experto y te ayudarán a preparar la mejor defensa posible frente a estas acusaciones.

👉¿Buscas asesoramiento legal? 👈 Completa el formulario y consulta a un abogado sin compromiso

¿Qué se considera tráfico de drogas?

El delito de tráfico de drogas, según se estipula en el artículo 368 del Código Penal, defiende un bien mayor que el interés individual: la salud pública.

Este bien colectivo se ve amenazado por actividades que no solo perjudican la salud mental y física de quienes consumen estas sustancias sino que también afectan al tejido social en su conjunto.

La gravedad del delito radica en su capacidad para desestabilizar comunidades enteras, haciendo del tráfico de drogas un asunto de interés nacional que requiere una respuesta legal firme y meditada.

Conductas punibles

El marco legal que define y sanciona el tráfico de drogas contempla una amplia gama de conductas, cada una con sus particularidades y grados de gravedad.

Más allá de la simple venta o distribución, el artículo 368 del Código Penal abarca actividades como el cultivo, la elaboración, la promoción, el favorecimiento, o la facilitación del consumo de sustancias ilegales.

Este espectro amplio asegura que cualquier eslabón en la cadena del narcotráfico pueda ser perseguido y sancionado.

  • Cultivo y elaboración: la ley no solo penaliza a quienes distribuyen las drogas, sino también a aquellos involucrados en las etapas preliminares, como el cultivo de plantas de las cuales se pueden extraer sustancias narcóticas o la producción química de drogas sintéticas. La intención de estos actos juega un papel fundamental en la determinación de la culpabilidad.
  • Promoción, favorecimiento o facilitación: estas conductas incluyen acciones que, si bien no constituyen directamente la venta, contribuyen al consumo de drogas. Desde la provisión de locales para el consumo hasta la publicidad dirigida a incrementar la demanda, estas actividades son consideradas igualmente dañinas.
  • Posesión con fines de tráfico: la tenencia de sustancias ilegales con el propósito de distribución es una de las formas más comunes del delito de tráfico de drogas. La distinción entre la posesión para uso personal y la posesión con intención de distribuir es un tema complejo que requiere una evaluación detallada del contexto y las cantidades involucradas.

Penas y consecuencias del tráfico de drogas

La legislación española establece penas severas para quienes son culpables de delitos relacionados con el tráfico de drogas.

La pena depende de múltiples factores, incluida la naturaleza de la droga, las cantidades involucradas, y las circunstancias específicas del caso.

  • Drogas que causan grave daño a la salud: para sustancias consideradas de alto riesgo, como la heroína, la cocaína o las anfetaminas, las penas pueden oscilar entre tres y seis años de prisión, acompañadas de multas que pueden llegar al triple del valor de la droga comercializada.
  • Drogas menos nocivas: en casos relacionados con sustancias percibidas como menos dañinas, como el cannabis, las penas se ajustan correspondientemente, pero aún implican multas significativas y la posibilidad de prisión.
  • Circunstancias del delito: factores como la cantidad de droga incautada, el uso de violencia, o la implicación de menores pueden influir decisivamente en la pena, llevando a incrementos sustanciales en la severidad de la sanción.

Atenuantes y agravantes

El derecho penal español contempla la posibilidad de modificar la pena basándose en circunstancias atenuantes o agravantes presentes en el momento del delito.

Estos factores pueden influir significativamente en el resultado del juicio y en la sanción final impuesta.

  • Atenuantes: entre las condiciones que pueden atenuar la pena se encuentran la posesión de pequeñas cantidades destinadas exclusivamente al autoconsumo, la falta de antecedentes penales, y la demostración de que el acto no buscaba causar un daño significativo a la sociedad. La adicción grave a sustancias puede considerarse también, bajo ciertas condiciones, como una circunstancia atenuante.
  • Agravantes: por otro lado, existen circunstancias que pueden agravar la pena. La comisión del delito en las proximidades de centros educativos, el empleo de violencia, la implicación de menores, o la pertenencia a organizaciones criminales son factores que incrementan la gravedad del delito y, por tanto, la severidad de la pena.

La interpretación y aplicación de estas condiciones atenuantes y agravantes dependen en gran medida de las circunstancias específicas de cada caso y de la habilidad del abogado defensor para argumentar en favor de su cliente. 

¿Cómo encontrar a un abogado para un juicio por tráfico de drogas?

Para consultar a un abogado especializado en este tipo de casos, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora. 

Tu solicitud se enviará a Melendos, una plataforma legal líder en España y de total confianza, la cual permite conectar a personas como tú con abogados expertos en tráfico de drogas

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Publicado:

en