Consulta sin Compromiso: 📞684 465 991

Juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia – Guía 2023

El delito de negativa a someterse a la prueba de alcoholemia es una infracción grave en el ámbito de la seguridad vial. En este artículo, abordaremos las consecuencias legales y el procedimiento del juicio rápido para aquellos conductores que se nieguen a realizar dicha prueba. Es importante conocer las implicaciones de esta negativa, así como los derechos y opciones disponibles para los conductores involucrados en este tipo de casos.

¿Qué es un juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia?

La negativa a someterse a la prueba de alcoholemia está contemplada en el artículo 383 del Código Penal. Este delito se comete cuando un conductor, requerido por un agente de la autoridad, se niega a realizar las pruebas legales para comprobar las tasas de alcoholemia y la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas. La negativa puede conllevar penas de prisión de seis meses a un año y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Penas por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia

La desobediencia o negativa a realizar las pruebas de alcoholemia, de presencia de drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas viene regulada en el artículo 383 del Código Penal.

Como mencionamos anteriormente, este delito está penado con prisión de seis meses a un año y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

¿Puede alguien ser encarcelado por negarse a hacerse las pruebas de alcoholemia?

Como hemos mencionado previamente, una de las posibles sanciones por este delito es la pena de prisión, que puede oscilar entre 6 meses y 1 año. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cuando la pena de prisión impuesta es inferior a 2 años, el juez tiene la opción de suspender su ejecución si el infractor no tiene antecedentes penales.

No obstante, la decisión de suspender la pena es discrecional y no es obligatoria para el juez. Esto significa que existe la posibilidad de ir a prisión por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia.

Además, esta posibilidad solo se aplica si el individuo no tiene antecedentes penales por delitos relacionados con la seguridad del tráfico que no hayan sido cancelados o que sean susceptibles de cancelación.

En consecuencia, si una persona con antecedentes penales por delitos graves relacionados con la seguridad del tráfico es condenada por negarse a hacerse la prueba, podría ser enviada a la cárcel.

Es importante tener en cuenta que la negativa a realizar la prueba de alcoholemia suele estar relacionada con la sospecha de que el conductor está bajo los efectos del alcohol. Por lo tanto, si los niveles de alcohol en la sangre son lo suficientemente altos como para constituir un delito al conducir, a la pena por negarse a hacerse la prueba se le sumará la pena por conducir bajo los efectos del alcohol. Esta última pena puede implicar de 3 a 6 meses de prisión, una multa de 6 a 12 meses, trabajos en beneficio de la comunidad entre 31 y 90 días, así como la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un período de 1 a 4 años.

Procedimiento del juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia

  • Detención y diligencias policiales: cuando un conductor se niega a realizar la prueba de alcoholemia, generalmente es detenido por los agentes de la autoridad. A partir de ahí, se inician las diligencias policiales, que incluyen la recopilación de pruebas y testimonios relacionados con el caso.
  • Citación al juzgado y plazos establecidos: una vez finalizadas las diligencias policiales, el conductor es citado para comparecer ante el juzgado. En el caso del juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia, el plazo máximo para la celebración del juicio es de una o dos semanas. Es importante tener en cuenta que este plazo puede variar dependiendo de la carga de trabajo de los juzgados y otros factores.
  • Reconocimiento de los hechos y posibilidad de reducción de la pena: durante el juicio rápido, se le dará al conductor la oportunidad de reconocer los hechos imputados y aceptar la pena propuesta por el Ministerio Fiscal. En algunos casos, este reconocimiento y aceptación pueden permitir una reducción de la pena.

Recomendaciones legales para conductores involucrados en un juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia

  • Contratar un abogado especializado en delitos de tráfico: es fundamental contar con la asesoría de un abogado especializado en delitos de tráfico en casos de juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia. Un abogado experto podrá evaluar la situación, proteger los derechos del conductor y buscar las mejores opciones legales para su defensa.
  • Recopilar pruebas y testimonios favorables: es importante recopilar todas las pruebas y testimonios que puedan respaldar la defensa del conductor. Esto puede incluir registros médicos, testigos presenciales u otras evidencias relevantes para el caso.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Comments

Una respuesta a «Juicio rápido por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia – Guía 2023»

  1. […] el artículo 383 del Código Penal establece que negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia puede acarrear una pena de prisión de seis meses a un año y la privación del derecho a conducir […]