Contacta sin compromiso
☎️ 684 465 991

Diferencias entre juicio rápido y juicio ordinario

Un juicio es un proceso legal que tiene como objetivo resolver un conflicto entre dos o más partes. Existen diferentes tipos de juicios en España, como los juicios ordinarios y los juicios rápidos.

En este artículo, exploraremos las diferencias entre un juicio rápido y un juicio ordinario.

👉¿Buscas asesoramiento legal? 👈 Completa el formulario y consulta a un abogado sin compromiso

Juicio rápido y oral: ¿qué son?

El juicio rápido es un procedimiento judicial especial previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal que se utiliza para delitos de menor gravedad. El objetivo del juicio rápido es acelerar el proceso judicial y resolver el caso en un plazo máximo de 6 meses.

En el juicio rápido, el juez dicta sentencia en un plazo de 10 días desde la celebración del juicio, siempre que no sea necesario practicar más pruebas. El acusado debe prestar conformidad con los hechos imputados y la pena solicitada por el Ministerio Fiscal.

En caso contrario, se debe celebrar un juicio oral en el que se practiquen las pruebas pertinentes.

¿Cuándo se opta por un juicio rápido?

A continuación, se detallan algunas circunstancias en las que puede ser conveniente optar por un juicio rápido en lugar de un juicio ordinario:

1. Delitos de menor gravedad

El juicio rápido es un procedimiento judicial especial previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal que se utiliza para delitos de menor gravedad.

En este sentido, es importante destacar que los delitos que pueden ser juzgados mediante este procedimiento están previstos en el artículo 962 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el cual establece que se podrán juzgar mediante juicio rápido los delitos a los que se les atribuya una pena privativa de libertad que no exceda de cinco años, siempre que no se trate de delitos de violencia de género.

Algunos de los delitos que se pueden juzgar mediante el procedimiento del juicio rápido incluyen:

  • Hurto y robo de pequeñas cantidades.
  • Lesiones leves.
  • Daños leves.
  • Estafas y fraudes de baja cuantía.
  • Delitos contra la seguridad del tráfico, siempre y cuando no se hayan producido lesiones graves.

Es importante tener en cuenta que los delitos que pueden ser juzgados mediante juicio rápido pueden variar dependiendo de la legislación y de la jurisprudencia vigente en cada país.

Por lo tanto, es necesario consultar con un abogado para determinar si el caso que se quiere presentar es apto para el procedimiento del juicio rápido.

2. Conformidad del acusado

En el juicio rápido, el acusado debe prestar conformidad con los hechos imputados y la pena solicitada por el Ministerio Fiscal.

Esto significa que el acusado debe admitir la comisión del delito y aceptar la pena que se le solicita. Si el acusado presta conformidad, el juez dicta sentencia en un plazo de 10 días desde la celebración del juicio.

La conformidad del acusado es una figura importante en el procedimiento del juicio rápido, ya que permite agilizar el proceso y obtener una sentencia rápida y efectiva.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la conformidad del acusado solo es posible en los delitos de menor gravedad y siempre que el acusado no tenga antecedentes penales.

Además, el acusado tiene derecho a asesoramiento legal antes de prestar su conformidad, por lo que es importante contar con la asistencia de un abogado para garantizar que sus derechos estén protegidos.

Es importante destacar que la prestación de conformidad por parte del acusado no implica necesariamente una admisión de culpabilidad. En el juicio rápido, el acusado puede prestar conformidad con los hechos sin admitir expresamente su culpabilidad.

En este sentido, la prestación de conformidad puede ser vista como una forma de llegar a un acuerdo con el Ministerio Fiscal para evitar un proceso judicial más largo y costoso.

3. Pruebas claras y suficientes

En el juicio rápido, el juez dicta sentencia en un plazo de 10 días desde la celebración del juicio, siempre que no sea necesario practicar más pruebas.

Por lo tanto, si las pruebas presentadas son claras y suficientes, puede ser conveniente optar por el juicio rápido en lugar de un juicio ordinario, ya que se evita un proceso más largo y costoso.

Es importante destacar que las pruebas en el juicio rápido deben cumplir con los requisitos de legalidad, pertinencia y admisibilidad establecidos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Esto significa que las pruebas deben haber sido obtenidas legalmente, deben estar relacionadas con el delito imputado y deben ser admisibles en el proceso judicial.

En el juicio rápido, el Ministerio Fiscal puede presentar pruebas documentales, como informes policiales y periciales, y puede solicitar la práctica de pruebas testificales y periciales en caso de que sea necesario.

Si las pruebas presentadas son suficientes para acreditar la comisión del delito imputado, el juez puede dictar sentencia en un plazo de 10 días desde la celebración del juicio.

4. Evitar la prisión preventiva

En algunos casos, el juicio rápido puede ser una opción conveniente para evitar la prisión preventiva.

La prisión preventiva es una medida cautelar que se puede imponer a una persona durante el proceso judicial si se considera que existe un riesgo de fuga o de obstaculización de la justicia. Si se opta por el juicio rápido, el proceso judicial es más rápido y puede ser más fácil evitar la prisión preventiva.

En el juicio rápido, la prisión preventiva solo se puede imponer en caso de que exista un riesgo de fuga o de obstaculización de la justicia y siempre que se cumplan los requisitos establecidos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Si se presta conformidad con los hechos imputados y se acepta la pena solicitada por el Ministerio Fiscal, es menos probable que se imponga la prisión preventiva.

Es importante destacar que la prisión preventiva es una medida cautelar excepcional y que solo se puede imponer en casos de especial gravedad.

Por lo tanto, si se trata de un delito de menor gravedad y se opta por el juicio rápido, es menos probable que se imponga la prisión preventiva.

¿Quieres consultar a un abogado especialista?

Si deseas consultar con un abogado especialista, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Necesitas un abogado para un juicio rápido?

Publicado:

en

Etiquetas: